Cómo informar a una empresa de traducción

Cómo informar a una empresa de traducción. En esta entrada queremos aconsejar a los clientes que contraten a una empresa de traducción para la realización de sus traducciones. Ya sea una traducción técnica, una traducción jurídica, económica o su página web.

En primer lugar, asegúrese de que su documento original a traducir es absoluta y definitivamente la versión final. Hacer cambios, eliminar o añadir texto durante el proceso de traducción puede ser confuso y puede incurrir en costes adicionales debido al tiempo extra empleado.

Cómo informar a una empresa de traducción

Cómo informar a una empresa de traducción

Compruebe que el documento a traducir para saber si es adecuado para el mercado en cuestión al que va a ir dirigido. Si contiene referencias a figuras, personajes o celebrities del país; o si aparecen pesos, medidas y monedas, qué tal vez desee eliminar, modificar o solicitar a la empresa de traducción que realice la adaptación (localización) de estos aspectos.

Busque una empresa de traducción profesional que solo trabaje utilizando traductores licenciados nativos que traduzcan únicamente a su lengua materna, y que se especializan en un área en particular (traducción técnica, informática, traducción jurídica, etc.). No tenga reparo en contactar las veces que crea necesario para hablar con la agencia de traducción. Deben ofrecerle consejos y soluciones a sus problemas.

Los precios se calculan por lo general de acuerdo con el número de palabras. Así que resulta interesante que valore y evalúe si es necesario todos los documentos de que dispone. Es posible que algunos documentos o parte de ellos no sea necesario traducirlos.

Informar del plazo de entrega que necesita e informar a la empresa de traducción del mismo para averiguar si es un plazo de entrega factible y razonable. Una regla de oro en la industria de la traducción es que el ritmo estándar es de 2.000 palabras al día (por idioma). Trate de no apresurarse, recuerde el tiempo que invirtió en crear la documentación que necesita traducir.

Antes de iniciar el proceso de traducción, vale la pena escribir una breve descripción del motivo por el qué necesita realizar las traducciones y enviarlo a la empresa de traducción. Esto le ayudará a usted y a los traductores. Usted podría incluir:

Países objetivo: tal vez desea traducir a francés, pero no es para Francia, tal vez usted quiera dirigirse al mercado de Canadá o algún país africano. Lo mismo sucede si un texto se ha de traducir a inglés; puede ir dirigido al Reino Unido o a Estado Unidos, por ejemplo.

Su público objetivo: ¿quién va a leer los textos? ¿Es para un sitio web, para un embalaje, un manual técnico o el guion de una campaña publicitaria?

Material de referencia: ¿existen traducciones anteriores como referencia? Esto asegurará la coherencia en los términos empleados.

El tono que busca: evitar cualquier malentendido al declarar si quiere que la redacción sea formal o informal, lenguaje empresarial, especializado o general, por ejemplo.

La libertad editorial:  los traductores no suelen traducir palabra por palabra, sobre todo en los textos creativos, ya que esto daría lugar a una traducción de poca calidad. ¿El traductor tiene libertad para alejarse del texto original y ser más creativo, o prefiere que se respete lo máximo posible el texto original?

Consultas de traductores: ¿quién se ocupará de responderla? Los traductores tienen una especial capacidad para detectar errores y se dará cuenta de posibles incoherencias o ambigüedades, o si una sentencia parece no tener sentido. Haga saber a la empresa de traducción con quién deben contactar en caso de tener alguna duda o comentario, o necesitar alguna aclaración.

Corrección: Su texto original, seguramente lo habrá leído y releído, y lo habrá vuelto a leer y estudiado minuciosamente, reescrito y cambiado de nuevo. Por el mismo motivo debe dejar tiempo para que esto suceda con su traducción. Los textos destinados a la publicación deben poseer una revisión por un segundo traductor nativo. Su empresa de traducción puede ocuparse de esto.

Tipografía: debe confiar y dejar este punto a los expertos de la agencia de traducción, especialmente si usted está tratando con idiomas como el árabe, ruso, chino y japonés (por ejemplo) ya que usted no tiene forma de comprobarlo (a menos que usted tenga amplio conocimiento en estas lenguas).

Estos ha sido unos pocos consejos de qué, cuándo y cómo informar a una empresa de traducción a la hora de contratar un servicio de traducción y que todo el proceso se realice con las máximas garantías de calidad. Esperamos que le haya sido de utilidad.

Compartir

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *